Carlos Bardem: ‘Creería más en Podemos si dejara de templar gaitas’

Le hemos preguntado a Carlos Bardem por qué la gente va a votar de nuevo al bipartido pese a todas las miserias en las que nos han sumido. Y esto es lo que nos ha contado en una entrevista pillada por los pelos
Carlos Bardem

Le hemos preguntado a Carlos Bardem por qué la gente va a votar de nuevo al bipartido pese a todas las miserias en las que nos han sumido. Y esto es lo que nos ha contado en una entrevista pillada por los pelos, combinando emails, twitters y mensajes de Facebook (acaba de llegar de México, donde ha sido nominado a un premio Ariel). 

Barcelona | Ferran Barber. Tiene el viento de cara. En ciernes, varios rodajes en España, Chile y México y una novela nueva. Acaba de terminar la temporada inaugural de “Club de cuervos”, primera serie original de Netflix en castellano. Igualmente ha concluido su primera y “muy política” obra de teatro y ha sido recientemente nominado a los premios Ariel, en la categoría de mejor actor secundario, por su trabajo en la película mexicana González: falsos profetas.

Justamente ayer, sábado, voló a Madrid desde México DF. Le apetecía ver a la familia, pero también quería estar a tiempo para votar en su ciudad natal. Tal y como viene repitiendo desde hace ya semanas, va a confiarle sus dos votos a Manuela Carmena (Ahora Madrid) y Luis García Montero (Izquierda Unida), “una jueza progresista y un magnífico poeta”.

Hablamos, como podemos; cruzando mensajes por el Facebook e intercambiando emails pronto ya por la mañana. Yo le digo que me dicen mis amigos que en IU cunde el desánimo y que las gentes de Podemos no son ni de lejos tan felices como se las prometían antes del decepcionante varapalo de las elecciones andaluzas. Al final, los ciudadanos volvieron a votar al “bipartido” -una hidra replicante capaz de sobrevivir a una crisis de magnitudes bíblicas-, lo que viene a confirmar que mucha gente siguen todavía atrincherada en un silencio herbívoro, apenas comprensible para los activistas más comprometidos con el cambio. Resulta casi inevitable preguntarse por qué las revelaciones de las humillaciones, estafas, agresiones e injusticias no han desencadenado cambios políticos relevantes.

Seguro que tú también te has preguntado, como muchos, por qué el pueblo español no termina de ver a la izquierda como una alternativa al fallido bipartido.

Claro, y la verdad es que no hay, por supuesto, una única razón para ninguna realidad compleja. Históricamente, somos un país que sufrió un golpe de estado fascista que perpetuó su “victoria” durante cuarenta años. Cuatro décadas de adoctrinamiento contra los rojos, décadas de muerte o exilio para los más significados izquierdistas. La Santa Transición consagró un principio de impunidad para los golpistas franquistas y sus élites económicas. Nadie pagó por sus atrocidades y pudieron evolucionar de manera tranquila hacia sus nuevas formas, falsamente demócraticas. En el transcurso de esa evolución se desactivó para siempre a la izquierda real, antifranquista, con la inestimable colaboración del PSOE, que vació de contenido a la izquierda del país y se convirtió en la cara amable, la coartada indispensable, para el mantenimiento del chiringuito bipartidista. A esto suma que los mismos bancos con los que están endeudados el PP y el PSOE controlan los mass media, la “versión oficial”, la realidad única… ¿Qué puede saber el ciudadano medio español de una verdadera alternativa de izquierdas? ¡Las mismas patrañas que sobre otros seres mitológicos!

Sí, es obvio que la, digamos, ‘prensa mainstream’ tiene mucho que ver con ello…

Sí, las cuatro principales cabeceras de prensa de España, incluido El País tras una penosa deriva de años, son periódicos de derechas. Son actores políticos principales en el sostenimiento de esta estafa económica, social y política que vivimos gracias a un relato deformado e interesado de la realidad. Son parte, no observadores e informadores más o menos imparciales. Desinforman y hacen propaganda del sistema ¿La explicación? No hay más que ver su composición accionarial, de dónde reciben millones vía publicidad institucional o privada.

¿Quién ha convencido a los trabajadores de que sus intereses son los mismos que los de un banquero?

Pero al mismo tiempo, en España se ha dado un fenómeno yo diría que único en el mundo: periódicos de izquierda como Público ocupan los primeros puestos de la clasificación de diarios digitales más leídos.

Es cierto que, afortunadamente, hay una prensa digital con un relato alternativo, más izquierdista, que va tomando peso debido a la necesidad de grandes grupos de la población de dejar de leer falsedades. ¿El problema? Que la mayoría que decanta las elecciones en España, con su voto o su abstención, simplemente no lee o lee sólo prensa deportiva. Internet lo tienen para ver porno, descargarse cosas… Además, esa masa de gente se (des)informa con el gran Leviatán: ¡la tele! Y no hay más que ver en qué han convertido Telemadrid, Canal 9 y ahora RTVE. ¡Para ponerse a temblar! Creo que el perfil demográfico y social del consumidor de prensa digital es, desafortunadamente, minoritario.

Uno se pregunta a veces si la izquierda española no se quedó eventualmente encallada en estrategias obreristas decimonónicas…

Puede ser que algunas lo hagan. Pero para mi el razonamiento es el contrario: ¿en qué desdichado momento el sistema consiguió desclasar a los trabajadores, convencerles de que los intereses de un banquero o un fabricante de ropa esclavista son los mismos que los suyos? Volvemos al asunto de quién controla en una sociedad de la (des)información la narrativa social. ¿Es la lucha de clases algo obsoleto o han conseguido que la gente, en contra de la realidad, piense eso? Quizás la figura del obrero adscrito al centro de trabajo ya no sea la más representativa en nuestra sociedad, ¿pero qué hace que un trabajador, con contratos y trabajos precarios, o un pequeño empresario, piense que sus intereses son los del IBEX35? ¡Es absurdo! ¡Claro que hay una lucha de clases, una guerra económica … y vamos perdiendo! Por algo se han realizado recortes en educación y se han impuesto trabas para que los hijos de trabajadores accedan a la universidad…

Entiendo. Pero volviendo a la cuestiones puramente tácticas y a esa supuesta incapacidad de la izquierda para alcanzar y movilizar a la gente, se me ocurre que quizá se haya pecado de falta de creatividad. Lech Walesa consiguió llegar a mucha gente desde las catacumbas del comunismo soviético polaco pintando muñequitos sobre las paredes. Pienso también en las Femen o los Yes Men. Y se me ocurre también, por ejemplo, que las traídas manifestaciones y protestas no han resultado por sí solas una herramienta decisiva e influyente para transformar el estado general de conciencia o, menos todavía, para influir en la toma de decisiones de un Gobierno atrincherado cerrilmente en la sinrazón y la arrogancia…

Indudablemente, hace falta un aggiornamento en las tácticas, sobre todo en las que permitan construir una nueva narrativa social, histórica y política; hay que aprovechar las fisuras, pocas, del sistema para organizarse, llegar al mayor número posible de personas… Pero yo personalmente no doy mucho valor a las acciones puramente espectaculares. Si detrás de ellas no hay un discurso sólido, un modelo alternativo a lo que se ataca, pueden ser contraproducentes y reforzar por rechazo lo que pretenden denunciar.

Algunos tenemos la sensación de que buena parte del pueblo español fue copartícipe y cómplice de este desaguisado. O si lo quiere de otra forma, el miedo a la izquierda es inoculado y retroalimentado por los propios grupos de poder mediante procedimientos cada vez más burdos. Pero los ciudadanos no son sólo receptores pasivos del recelo y de la hostilidad al cambio. En cierta manera, funcionan igualmente como agentes transmisores.

¡Por supuesto que somos responsables! Esta banda mafiosa que nos gobierna no bajó de un platillo volante. Son ‘nosotros’. Tenemos la clase política que nos merecemos. En cualquier democracia real, no ritual, este gobierno tendría que haber dimitido hace mucho y posiblemente, varios de sus miembros, del presidente hacia abajo, tendrían que ser juzgados por diferentes delitos, esquema que se repite en todos los niveles de la administración. Bueno, pues aquí no pasa nada. Las encuestas -siempre, más o menos cocinadas- les siguen dando un porcentaje de voto enorme. ¿Son todos los que vuelven a votar a corruptos familiares y amigos, enchufados en redes clientelares? No lo creo. Lo que son, para mi, es cómplices. Conscientes o inconscientes -aquí tendríamos que volver al asunto de quién controla el relato histórico y social que les llega, vía educación y mass media-, pero cómplices. Somos un pueblo sociológicamente franquista, una ciudadanía de baja calidad democrática por los factores ya mencionados: dictadura, impunidad, control de la educación, empobrecimiento cultural… Y eso se traduce en irresponsabilidad personal; en aquello de “si no lo arregla este (el PP) ya lo arreglará el otro (el PSOE)”; en aceptar que “las cosas son como son” y que “todos los políticos son iguales”, lo que implica no hacer política y dejar que otros la hagan por ti (y normalmente contra ti), ignorando propuestas y modelos alternativos. El 15-M supone una esperanza porque ha recuperado a la política a mucha gente que estaba fuera de ella. La organización ciudadana es el camino a modelos alternativos.

Hablemos del ‘click-activismo’, Carlos. ¿Crees que las redes sociales pueden contribuir al cambio o, por el contrario, lo están entorpeciendo? ¿No se estará reemplazando la acción directa por ciertas formas de activismo cómodas, y a la altura de estos perezosos tiempos, pero ineficientes?

Creo que las redes sociales son uno de los pocos espacios de comunicación que, por ahora, no están controlados. Es importante su víralidad, su inmediatez. Que una filtración sobre corrupción o un caso de brutalidad policial se pueda compartir con miles de personas en tiempo real impide ocultarlos. Al menos, lo dificulta. Dicho esto, no creo que las redes puedan sustituir al activismo y a la lucha a pie de calle. No pueden y no deben. Además, las redes crean un peligroso ombliguismo: intercambias mensajes con gente que en su mayoría piensa como tú y puedes caer en el error, más estratégico que táctico, de pensar que así piensa la mayoría. Tiene sus pros y sus contras, pero a estas alturas del partido hay que aprovechar cualquier resquicio para denunciar la estafa que vivimos, la deriva autoritaria del sistema.

Exacto. Endogamia. He ahí otro de los problemas que algunos han identificado. Al final, todos están encantados de haberse conocido y todo queda en casa, en la secta activista. Pero se sigue sin romper la coraza de desinformación que impide que la izquierda llegue al resto de la ciudadanía.

¿Secta activista? Yo la única secta que conozco, y mantenida incluso por quienes la rechazamos, es la iglesia católica.

Si Izquierda Unida es un brontosaurio, en tal caso es un brontosaurio muy respetable

Los sondeos de intención de voto sitúan ahora mismo a Podemos lejos de aquellos porcentajes de hace un año, cuando parecían incluso vislumbrarse como una alternativa seria de gobierno. Es obvio, sin embargo, que gracias a su irrupción, se han incrementado los apoyos a la izquierda.

Podemos es ilusionante. Articula el movimiento del 15-M, le da capacidad política. Su irrupción, pase lo que pase, ya ha sido positiva, ya ha puesto en cuestionamiento la política tradicional y el chiringuito bipartidista. Soy un gran creyente en las posibilidades de Podemos, y lo sería aun más si dejara de templar gaitas y se constituyera en el eje de una unidad de izquierdas, si no se descafeinara tanto. Querer agradar a todos es que lleva directamente a la mediocridad, en la creación artística y en la política. Echo de menos la claridad y contundencia de sus primeras propuestas. Pero doctores (en Ciencias Políticas) tiene Podemos y estoy seguro de que sabrán ser la alternativa que la gente demanda.

¿Y por qué crees que Izquierda Unida no supo nunca conectar con esa parte del electorado joven que Podemos ha atraído a su regazo?

Yo diría que lo he explicado ya.. Ha habido una programación mental rigurosa para desacreditar cualquier cosa que verdaderamente pudiera ser de izquierdas o comunista. Y el PSOE ha sido el gran culpable y beneficiario de ello.

‘Viejos dogmatismos’. Eso se le echaba en cara por defecto a la izquierda tradicional.

Cuidado con la expresión “viejos dogmatismos”. Vuelvo a la lucha de clases. Enseguida se la desprecia diciendo que es un viejo dogmatismo, como la misma izquierda, y está más vigente que nunca. El mejor truco del diablo fue hacernos creer que no existe, de acuerdo al dicho católico. El mejor truco de los sinvergüenzas que nos desgobiernan es hacernos creer que todo lo que los cuestiona o los combate es un “viejo dogmatismo”. La izquierda es más necesaria que nunca. Volverá.

¿Y dónde ha errado IU, si en verdad se ha equivocado? ¿Es una cuestión de fondo, de formas o de ambas cosas? ¿Han fallado en el marketing político o no han sabido incorporar otras corrientes de izquierda más desapegadas del comunismo? ¿Son realmente, y tal como nos pretenden hacer creer, los brontosaurios del parque jurásico progresista?

En este país la única izquierda que realmente combatió a Franco, organizó huelgas y se resistió a la aplanadora fue el Partido Comunista y sus sindicatos afines. Si es un brontosaurio es, desde luego, un brontosaurio muy respetable. Mucho más que otras moderneces realmente casposas y tramposas que mucha gente parece ansiosa por votar. Por no hablar de las consabidas opciones mayoritarias, pura perpetuación de ese franquismo impune, profundo, de ese “usted no sabe quién soy yo” del que nace la corrupción sistémica actual y la deriva autoritaria. Hace falta gente que, sin miedo, sin complejos, se declare de izquierdas, socialistas de verdad o comunistas, y que planteen no una reforma o un parcheo del sistema, sino su superación por otro mucho más justo socialmente.

Y ahí entráis vosotros, los intelectuales, escritores, actores… Más allá de la retórica, ¿de verdad crees que los hombres y mujeres de la cultura pueden contribuir a ese cambio de forma significativa? O por salir de los clichés y expresarlo de otro modo, ¿crees que un solo ciudadano ha mudado de opinión a tenor de tus intervenciones públicas o las de otros actores populares?

La pregunta me parece tramposa. Primero, yo no creo que unas palabras mías sean la revelación, la “caída de Damasco”, para nadie. Pero creo que, como ciudadano, tengo todo el derecho del mundo a expresar mis opiniones. Quizá unas pocas palabras no cambien mucho, pero muchas palabras de mucha gente pueden tener una influencia, crear hegemonía. Aparte, hay una tremenda hipocresía, alentada por los mass media, respecto al actor “politizado”. Hace unos días, un compañero, Pepe Viyuela, expresó perfectamente esta paradoja al decir que él había decidido dar su voz, o sea publicitar desde su popularidad, a causas que cree justas, en vez de anunciar coches. Este es el asunto: un actor se convierte en “titiritero pancartero”, en alguien a quien denigrar, no por expresar sus opiniones políticas, sino porque sus opiniones políticas no coinciden con el discurso único de los estafadores y por tanto, no lo publicita. El problema no es expresarte. Nadie pone ‘peros’ a que ese mismo actor publicite un banco o un coche a cambio de dinero, ¿verdad?; el problema es que lo que algunos expresamos, gratis y por pura convicción, no le gusta a quienes mandan. Nos prefieren calladitos. Es pura hipocresía. En cuanto a mi, y digo esto a título absolutamente personal, puesto que no represento a nadie más que a mi mismo, se pueden ir todos esos hipócritas a la reverendísima mierda. Lo he dicho siempre: el único sentido de la popularidad es darle voz a quien se le niega.

¿Sabes?, a veces me pregunto qué es lo que ha activado a esa parte del pueblo español movilizada y ganada para la izquierda a última hora. ¿Qué ha despertado a los despertados y los ha puesto a andar, por seguir con los símiles bíblicos?

Los corruptos que nos gobiernan por delegación de los verdaderos amos de todo esto, han llevado la estafa tan lejos que ha reventado el MATRIX, la ilusión de `prosperidad en la que mucha gente vivía. El Tercer Mundo ya no es una cosa lejana, de los negritos. El Tercer Mundo está aquí, entre nosotros, en los comedores sociales, ¡y en los indicadores que nos señalan como el segundo país europeo en pobreza infantil! Sólo esto, debería bastar para derrocar un gobierno y meterlo en la cárcel en un país donde se rescatan bancos y autopistas de peaje, donde se perdonan cientos de millones a las eléctricas y donde no hay dinero para dar tratamiento a unos enfermos… ¡Todos tenemos ejemplos a mano de la vergüenza que habitamos! Yo creo que mucha gente ha despertado, quizás porque ha sufrido en carne propia, y ha tomado conciencia de que vivimos en una mentira profundamente injusta y que funciona sólo en beneficio de unos pocos. De poquísimos.

© Diásporas / Público 2015

Categorias
EntrevistasMagazine

VERITAS filia temporis. Reportero. dos o mas veces guardameta. Más de 25 años dando cuenta de los rotos y los descosidos del planeta. Autor de una novela, dos libros de viaje y realizador de varios documentales sobre temas informativos de actualidad. Allere flammam VERITAS.
18 Comentarios sobre esta entrada
  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Maldito marxista criminal socioeconómico, entérate de una puta vez que estás acabado, que el Muro ya calló hace mucho, que eres una puta rémora del pasado. Mi abuelo nación pobre pero murió con tres casas y una pensión de 1.800 euros siendo toda su puta vida un "obrero". Cómo mueren en Cuba los coetáneos de tu amado Fidel pedazo de farsante, aquí el único cómplice eres tú pero de cada régimen comunista asesino liberticida del mundo, de los pocos que quedan por suerte.

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    si tengo que esperar que me aprobéis los comentarios una banda de comunistas mejor lo dejamos

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    la verdad es que no merece la pena responderte porque eres un fascista incapaz de utilizar el cerebro que entrevista has leido tu???? vosotros si que sois una remora del pasado….

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Que viva lo rancio !!!! Falangista de mierda, tu hablas de asesinos ????? Vete a tu pueblo a encerrarte en un hueco, haz el favor !!

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    TODOS tenemos que esperar aprobación, o te has creido que por ser falangista vas antes que nadie ?? Rancio !!!

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    No digas mentiras que dios te castigara con el infierno

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Cuanta ignorancia, madre mia!
    Mas atrocidades y genocidios ha cometido el capitalism que el comunismo. Podemos empezar por el comercio de exclavos transatlantico que despoblo paises enteros como Angola. O si quieres hablamos de los millones de personas que ahora mismo son victimas del trafico humano que alimenta a las multinacionales.
    Si fueses un poco listo dejarias de decir tana sandez y leerias un poco. La libertad y la calidad democratica no se mide por el numero de casas que uno tiene ni por la pension que cobra. Suerte que tuvo tu abuelo. Los trabajadores de hoy en dia, por muchas horas que metan no pueden permitirse una hipoteca y la posibilidad de cobrar una pension se esfuma por momentos.

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Y que tiene de malo ser comunista? Tienes algun problema con que haya gente que no piense como tu?

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Excelentes comentarios, certeros, Bardem describe la realidad perfectamente y con las ideas claras. Republicaine.

  • romena30
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Carlos Bardem, gracias por contribuir con "tu granito de arena" e intentar de abrir una grieta en este gran muro.

  • Maria Gonz
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Me desilusiono cada vez que veo que las izquierdas encuentran siempre algún“ punto “ en el que tienen la excusa para desunirse.La frase ;La unión hace la fuerza ,donde queda ? Ya, se la adueñaron los partidos de derechas que se demuestra que a la hora de la verdad están todos unidos y llegan al gobierno que es donde estuvieron y están desde hace mas de cuarenta años. Viva la República aunque sigo pensando que es una utopía.

  • Maribel García
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Sinceramente, entrar en un debate que me haría descender a las bajezas de los discursos, no me apetece…
    Podemos estar de acuerdo no con C.Bardem o incluso con el trazo de la entrevista, pero es me parece valiente el hecho de expresar tales ideales y creencias, ya no solo por el simple hecho de hacerlo libremente sino por mantenerlos precisamente en un momento donde ya todo es cuestionado. Hace unos pocos años arrastraba masas esa nueva izquierda revolucionaria que ahora para mi gusto, está descafeinada y acaba tiñéndose en medio delo que por una parte, permite gritos esperanzadores en las redes pero que no acaban, sin saber muy bien porque, de dar el paso firme y real… Quizás estoy algo desencantada al ver como ese bipartidismo sigue siendo tan insultantemente real…

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Vosotros no es que seáis ignorantes, que lo sois, es que sois unos cara duras. Si tanto os gusta el comunismo por qué coño no os vais a Cuba allí a vivir el sueño rojo, pero no mola más ir al supermercado y encontrar los estantes llenos de comida para ponerse como un cerdo. Me dais un profundo asco.

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Tiene algo de malo ser un nazi?

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Aunque estoy de acuerdo con casi todo lo q dices, me gustaría señalar una discrepancia en lo referente a que en España, solamente el Partido Comunista y sus sindicatos, lucharon contra la dictadura.
    No se si cuando te refieres a España incluyes a Euskal Herria, de ser así te diré que en esta nación los militantes del PC no pasaban de algunas decenas y de todos es conocido q si en algún lugar del estado español hubo una contestación a la dictadura fué aquí. Y la vanguardía de ese movimiento q se enfrentó a la dictadura no era precisamente el PC.
    Esta forma de pensar, olvidándose de la periferia, es una de las grandes carencias de la gente de iquierdas española.

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Este fue el que se aprovechó de la reforma laboral para echar de su restaurante a los 'obreros' que tenía contratados o fue su hermano?. Pregunto.

  • Roque
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Gracias y aportemos todos un poco para cambiar esta situación increible. No se entiende que se le de tantos votos a los responsables de tantas penalidades que pasan las personas de este país y de Madrid.

  • Anónimo
    6 Marzo 2017 at 6:08 pm

    Mira payaso, tu abuelo si no hubiese sido por las luchas y conquistas sociales obreras y sindicales hubiese comido mierda. Sin vacaciones pagadas sin seguridad social ( no la mierda franquista que era meramente asistencial) y sin derechos laborales.

  • Deja una réplica

    Te podría interesar también