Ferran Barber en Diario Vasco: «La única forma de ayudar a lucha contra el DAESH es desde aquí»

El periodista proporciona sus puntos de vista acerca de la conveniencia de la presencia de voluntarios extranjeros en Irak en una entrevista.
Foto por Ferran Barber

El católico Simón de Monfort y el camarada Martos relatan su experiencia en el frente contra el Estado Islámico. El periodista Ferran Barber proporciona sus puntos de vista acerca de la conveniencia de la presencia de voluntarios extranjeros en Irak en una entrevista.

Ferran Barber. Reportero españolISABEL IBÁÑEZ / Diario vasco / 31 de marzo de 2016. Contrario también a que los españoles vayan a Irak o Siria a combatir es el periodista aragonés especializado en temas sociales e internacionales Ferran Barber, que está dando a conocer la realidad de «una minoría dentro de las minorías»: los asirios, los últimos cristianos de Oriente Medio, pueblo antiquísimo procedente de Mesopotamia donde todavía hablan el arameo. Acaba de volver de Irak y Siria, donde ha conversado con varios voluntarios.

Usted afirma que los españoles que van a Siria o Irak a luchar contra el Daesh están equivocados.

En primer lugar, hay que distinguir entre quienes combaten desde Siria y quienes lo hacen desde Irak. De entrada, sus motivaciones son diferentes y su perfil personal, también. Por regla general, los que han ido a Siria combaten del lado de los confederalistas kurdos y están alentados por razones políticas. Digamos que están apoyando el proceso revolucionario del norte de Siria, en una zona conocida como Rojava. En Irak, por el contrario, los voluntarios extranjeros no están autorizados a combatir, y menos todavía en la primera línea del frente. Tal y como dimos a conocer en una serie de reportajes de investigación, las llamadas milicias cristianas han sido una invención de algunos partidos políticos cristianos que la Prensa internacional repitió de una forma grotesta y acrítica. La mentira consistía en afirmar que había ejércitos cristianos peleando contra el Estado Islámico o que se disponían a hacerlo, cuando no insinuaban que disponían ya de cientos de hombres movilizados. Se alimentó esa mentira para captar dinero. Parte de los ‘miles de euros’ donados por españoles, portugueses y suramericanos a los cristianos iraquíes a través de una organización asiro-americana conocida como American Mesopotamian Organization (AMO) se han quedado ‘atrapados’ en los bolsillos de uno de los cofundadores de Blackwater, Jamey Smith, actual responsable de una firma militar privada llamada Gray Solutions.

¿Cree que los voluntarios están perjudicando aún más un conflicto tan complejo como éste?

En el caso de Siria, se ha usado a los voluntarios extranjeros con fines propagandísticos. Básicamente, lo que el YPG ha hecho es servirse de esos milicianos extranjeros para captar la simpatía internacional. En el caso iraquí, la presencia de los cruzados ha sido absolutamente contraproducente, además de ridícula. Según los propios cristianos, la idea empeoró las cosas notoriamente al convertirles en víctimas de esta endeble alianza emocional con los occidentales que tanto resquemor provoca entre los orientales y tantos problemas les ha originado a lo largo de la historia.

¿Considera que la presencia allí de españoles puede tener repercusiones para nuestro país?

No. En absoluto. Su presencia no es significativa.

¿Entiende por qué lo hacen?

Hay dos tipos de motivaciones. En el caso de los que han viajado a Irak, por razones religiosas. Y en de los que han combatido del lado sirio, por motivos políticos. Simpatizaban con el proyecto anarquista de Rojava. Los primeros, los que combaten en Irak, han sido manipulados.

¿Ha conocido a muchos españoles por allí y qué impresión le han dado?
Fuimos nosotros quienes informamos de la presencia de varios españoles en las filas de la milicia cristiana Dwekh Nawsha, en Irak. Y tal y como dijimos en su momento, estaban contribuyendo a extender equívocos y mentiras.
¿Cómo puede ayudar la gente desde aquí?
En realidad, la única forma de ayudar es desde aquí. Como también hemos dado a conocer, se han producido fraudes en las cuestaciones de dinero con destino a los cristianos. Si alguien quiere apoyar económicamente a alguna minoría, lo mejor es que lo haga a través de organizaciones como Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN). Y si existe otro tipo de motivaciones más políticas o humanitarias, el único modo de ayudar es contribuir a sensibilizar a la opinión pública o presionar a los gobiernos para que detengan la carnicería.
Categorias
En la PrensaFerran B.

VERITAS filia temporis. Reportero. dos o mas veces guardameta. Más de 25 años dando cuenta de los rotos y los descosidos del planeta. Autor de una novela, dos libros de viaje y realizador de varios documentales sobre temas informativos de actualidad. Allere flammam VERITAS.
Sin comentarios

Deja una réplica

Te podría interesar también