ISIS crea un libro de recetas para ayudar a la mujer a cuidar de su marido yihadista

La "intelligentsia" de ISIS ha reparado ahora en que un yihadista responsable y eficiente tiene que cuidar su dieta antes de partir a cercenar cabezas

La “intelligentsia” de ISIS ha reparado ahora en que un yihadista responsable y eficiente tiene que cuidar su dieta antes de partir a cercenar cabezas. Por eso ha preparado un libro de recetas con platos delirantemente hipercalóricos y especialmente recomendados para la Guerra Santa. Naturalmente, el trabajo en la cocina debe confiarse a las mujeres.

Resultado de imagenBarcelona | Ferran Barber. En un alarde todavía más bizarro de “pedagogía logística”, los ideólogos de ISIS han creado un instituto para ayudar a las féminas a desprenderse de cualquier forma de frivolidad y concentrarse en lo esencial y en lo importante. Es decir, para formar a las hermanas que se interesen menos “por un mueble o un vestido blanco que por un cinturón explosivo o un ataque suicida”. Por grotesco que resulte, la afirmación es literal.

La mujer ideal de los nazislamistas se asemeja de algún modo a Betty Drapper, el epítome de la perfecta ama de casa norteamericana de los cincuenta. Sólo que sus labores no se limitan únicamente a las propias de una mujer devota del hogar, el marido y los fogones. ¿Cuál es, a juicio de ISIS, el espejo en el que deberían de mirarse las muchachas que deseen prepararse para la Guerra Santa?

Según señalan en el primer post del foro online que han creado ad hoc para hacer públicas sus recomendaciones, la heroína musulmana por antonomasia a quienes deberían imitar es Nusaybah bin Kaab. Nusayba viene a ser la versión “ISIS” de Agustina de Aragón o Juana de Arco. En el año 625, se unió a su hijo y su marido en la batalla de Uhud, y blandiendo una espada y un escudo, consiguió cortar la pierna de un soldado enemigo, pese a que había recibido doce heridas. Ese es el espíritu que deben mantener las yihadistas, según el Instituto para la Mujer (Al Zawra) creado a finales del pasado año por los responsables de ISIS.

Con el fin de orientarles en esta misión, los islamistas han abierto un foro online donde proporcionan minuciosas recomendaciones acerca de lo que, en su opinión, deben ser las funciones naturales propias de una hermana. En esencia, los islamistas enumeran cinco áreas: ayuda médica de primeros auxilios, ley islámica, formación en armas, diseño gráfico por ordenador y trabajos domésticos de costura y de cocina.

La mujer que quiera entrenarse por su cuenta para la yihad debería correr media hora cada día, e ir incrementando progresivamente la distancia, hasta mejorar su forma física, de tal suerte que no supongan una carga para los hermanos durante los combates. Especialmente inquietante son las responsabilidades que los yihadistas confían a las mujeres en el área del diseño gráfico por ordenador. Por alguna razón, la intelligentsia de ISIS ha concluido que se trata de un trabajo de naturaleza femenina.

“Vas a coser las ropas de los soldados de Alá, así que ve a ver a tu madre y dile que te enseñe a manejar la máquina de la costura”, aseguran en el foro online. “También vas a cocinar, así que conéctate a Internet, abre un documento de Word y anota unas recetas de comida que después puedas preparar a los guerreros”, precisan en su protocolo. Con el fin de difundir sus recomendaciones, ISIS ha abierto nuevas cuentas de Facebook, Twitter y Youtube, donde pueden leerse comentarios de esta guisa: “He estado buscando durante mucho tiempo información sobre el modo en que me puedo preparar para ayudar a la Yihad, y ahora estoy muy feliz porque el instituto Al Zawra me está dando respuestas a todas esas dudas”.

¿Cuál es la comida más indicada para la lucha contra los infieles? Según asegura ISIS en su nuevo libro de recetas, “la mejor manera de mantener felices y bien nutridos a sus hambrientos muyahidines es prepararles cada día un buen pancake o unas deliciosas bolas de crema de dátiles”. La segunda de las recetas incluidas en este manual es una verdadera bomba de calorías para cuya preparación se precisan huevos, mantequilla y un poquito de sal, además de los dátiles. “Se trata –reza el libro de cocina de los islamistas- de una comida sencilla de hacer e ideal para tomar junto a un poco de café o agua en las pausas entre las batallas. Contiene muchas calorías y Alá mediante, incrementará la fuerza de nuestros guerreros”.

*Información originalmente publicada en Diásporas el 30/01/2015

© Copyright por Ferran Barber | Diásporas & Público 2015

Categorias
Noticias

Reportero. dos o mas veces guardameta. Más de 25 años dando cuenta de los rotos y los descosidos del planeta. Autor de una novela, dos libros de viaje y realizador de varios documentales sobre temas informativos de actualidad. Allere flammam VERITAS.
9 Comentarios sobre esta entrada
  • Anónimo
    6 marzo 2017 at 3:54 pm

    Si estos yijadistas supieran de veras para quien luchan, porque motivos reales, muy lejos de motivos religiosos, que utilizan para captarlos y lavarles el cerebro y reírse de ellos con las supersticiones y las fantasías de las religiones, y quienes son sus amos… Y si las mujeres supieran que les cortan el clítoris como el menor de los males que les espera, creo que a pocas les quedarán ganas de unirse y las ganas de regresar serán mayores…

  • Anónimo
    6 marzo 2017 at 3:54 pm

    Eso. Que coman esa basura inflada de grasa, esos bocadillos de colesterol, para que les revienten las arterias a cuantos más de estos islamofascistas, mejor.

  • scorpions
    6 marzo 2017 at 3:54 pm

    si las rellenan con cianuro mejor que mejor

  • Anónimo
    6 marzo 2017 at 3:54 pm

    Ni una concesión a estas bestias. A ver si revientan todos. su sistema es insostenible, atrasado, bárbaro, cruel, primitivo, incompatible con la civilización. Pero el ser humano es muy irracional, y pueden seguir haciendo daño salvo que se les derrote contundente, militar, política y humanamente. Sin piedad contra el EI.

  • Anónimo
    6 marzo 2017 at 3:54 pm

    ¡Qué fuma este?

  • jose sanchez hachero
    6 marzo 2017 at 3:54 pm
  • Anónimo
    6 marzo 2017 at 3:54 pm

    "huevos, mantequilla y una pizca de sal" es tan bomba calórica como el croissant que te metes todos los días.

    qué descubrimiento: el community manager de estos isis es tan cutre, hortera y patético como cualquier otro, ya sea el de las nngg como el de las idf o el de la casa blanca.

    entonces, esta noticia me deja frío pero leer vuestros comentarios coreándola me podría dar escalofríos. por mi que le den pomada a esa panda de asesinos del isis y a todas sus tonterías, pero también me sobra esta propaganda barata y esta exaltación popular de la cultura del miedo. el enemigo no es el isis, lo tenéis dentro de casa y os está tomando el pelo.

  • Anónimo
    6 marzo 2017 at 3:54 pm

    escalofrios las giliipolleces que dices sobre el comunity manager y nosotros coreandola…… a ver donde esta la diferencia entre estos islamofascistas y cualquier nazci de pro… y porque diablos ibamos a callarnos porque a algunos os parece muy cool el darle bola a estos bastardos… eh, enterate, que darle bola a estos cavernicolas es cualquier cosa menos progre… por cierto a tu receta de los cruasanes le faltan los datiles delos que habla el periodista… se ve que eres tan listo que los has pasado por alto como el resto de las cosas….

  • Anónimo
    6 marzo 2017 at 3:54 pm

    si… estoy con el que dice lo de "escalofrios las gilipolleces" ahora vamos a rizar el rizo de la corrección politica y tampoco podremos interesarnos por saber qué es lo que hacen esos nazis… vaya, silenciaremos todas las acciones de los fascisas porque eso debe ser lo + inteligente y lo mas indicado en estas circustancias… venga ya… a mi lo que me deja frio es que se supone que nosotros seamos los que les damos pomada a la caverna esta… bueno, frio… no, me deja caliente…

  • Deja una réplica

    Te podría interesar también