Piden a EEUU que se lleve de Rojava a un ‘pirata del Caribe’, antes de que lo maten

 Hace ya algún tiempo que sus colegas le inutilizaron el AK, “así que suele pasearse por ahí en la trastienda diciendo que ha matado a gente de Daesh con un arma que ni siquiera puede dispararse

“Atención al empleado del Departamento de Estado al que le hayan encargado monitorizar mi cuenta”, escribía el pasado 4 de junio en su perfil de Facebook el ex marine Jordan Matson. “El actor (de Piratas del Caribe) mentalmente inestable está en peligro de ser asesinado”.

Michael Enrigh

Madrid | Ferran Barber. “Este hombre ha sido el mayor “p.o.s.” (“pedazo de mierda” o “piece of shit”) que jamás pisó Rojava”, concluía el marine. Las aseveraciones realizadas por Matson -uno de los voluntarios norteamericanos que combaten con los kurdos del norte de Siria- han sido respaldadas por otros brigadistas y algunos mandos de las Unidades de Protección Popular o YPG. Según este veterano ahora enrolado en las milicias de los cantones de Rojava (Kurdistán Occidental), “inmediatamente después de llegar aquí, este hombre (en alusión al actor) trató de vender su historia a los medios. Ha sido expulsado ya de cuatro unidades de combate diferentes y el propio YPG le ha pedido en dos ocasiones que se vaya. Ante ello, se puso el cañón del rifle en la boca y amenazó con matarse si lo mandaban de vuelta a casa (está todavía trabajando en el guión de su película)”.

El mencionado actor Michael Enright (en la foto superior), de 51 años de edad, se trasladó a Siria a principios de esta primavera para unirse a los kurdos que luchan contra “la abominación de Daesh”. Al decir de Jordan Matson, Enright no ha llegado nunca a entrar en combate, pero a cambio ha concedido decenas de entrevistas a medios de buena parte del planeta, donde posa junto a un viejo AK47 al que ha bautizado como “Olga”, dado su origen rumano. La propia Prensa española viene haciéndose eco hasta esta misma semana de las supuestas gestas del actor, quien interpretaba un papel menor de un marinero, junto a Johnny Depp, en una de las películas de Sparrow. Enright llegó a asegurar en declaraciones a una cadena árabe de televisión que estaba “dispuesto a morir para barrer de la tierra a las huestes de Daesh”.

Según afirma Matson en su perfil de Facebook, hace ya algún tiempo que sus colegas le inutilizaron el AK, “así que suele pasearse por ahí en la trastienda diciendo que ha matado a gente de Daesh con un arma que ni siquiera puede dispararse. El Departamento de Estado debe enviar a alguien a recogerlo antes de que tengamos la primera víctima norteamericana en Siria. Otros muchos pueden confirmar esta historia”, concluía, citando media docena de brigadistas estadounidenses enrolados en las milicias kurdas de Rojava. Matson posee una notable credibilidad entre la Prensa norteamericana; ha sido entrevistado en numerosas ocasiones y suele actuar, de facto, como el portavoz de los milicianos anglosajones del norte de Siria.

Pese a los pronósticos de Matson, Enright sigue todavía vivo. Quien sí resultó muerto el pasado 3 de junio en las proximidades de Kobane fue el miliciano de Massachusetts Keith Broomfield. Lo que los oficiales kurdos temen ahora es que sean sus propios hombres quienes terminen por matar a Enright.

Varios medios internacionales posteriormente citados por la Prensa española aseguraban que llevaba varios meses en el frente, tras haber recibido adiestramiento. “De nada me ha arrepentido tanto en mi vida como no haber acudido a la guerra de Afganistán”, declaró el actor en declaraciones al Daily Mail. “Lo que al final me empujó a dar el paso y venir hasta Siria fueron los vídeos de periodistas y cooperantes a manos del británico de Daesh, Mohammed Emwazi”. En un tono tan petulante como pretencioso, el británico añadía que “los vídeos de decapitaciones” le hicieron ver “su deber con América”.

Esta misma semana, el actor oriundo de Manchester desmintió que, tal y como afirma Matson, haya mostrado una conducta errática y agresiva. “Ni me han pedido cuatro generales que me vaya, ni he puesto un arma en mi boca ni me han amenazado los kurdos”, ha indicado. “Es más, amo a los kurdos y en mi unidad soy el mejor”.

*Originalmente publicada en Diásporas el 18/06/2015.

© Copyright por Ferran Barber | Diásporas & Público 2015

Categorias
Noticias

VERITAS filia temporis. Reportero. dos o mas veces guardameta. Más de 25 años dando cuenta de los rotos y los descosidos del planeta. Autor de una novela, dos libros de viaje y realizador de varios documentales sobre temas informativos de actualidad. Allere flammam VERITAS.
Sin comentarios

Deja una réplica

Te podría interesar también