Yo también soy de Ganímedes

Una de las herramientas más eficientes de las llamadas democracias burguesas para destruir la libertad del individuo consiste en judicializar la convivencia

OPINIÓN. Por Ferran Barber

Una de las herramientas más eficientes de las llamadas democracias burguesas para destruir la libertad del individuo consiste en judicializar la convivencia mediante una tupida red de reglamentos que han terminado por envenenar las relaciones humanas… Lo que es yo, sigo creyendo en el valor del grito, la discusión y la patada en la entrepierna. Estos mundos de burócratas donde a duras penas respiramos cada vez son menos habitables. Cualquier tipo cabal termina necesariamente deseando irse a vivir a algún lugar remoto donde el imperio de la ley no sea imperio y donde las relaciones entre pares se negocien en los bares, y no en las oficinas de tecnócratas cobardes, asustados por las imperfecciones de la vida. Prefiero diez mil veces ser víctima de la arbitrariedad y la injusticia que acabar doblegado, amordazado, sometido… por esta nueva modalidad de totalitarismo blando que patrocinan las seudodemocracias de Occidente. Maldita sea, como dijo Spielberg, la vida se abre camino… pero algunas vidas son más vida que otras.

COPYRIGHT por Ferran Barber – 20 de mayo de 2017

Categorias
OpiniónPersonal

Reportero. dos o mas veces guardameta. Más de 25 años dando cuenta de los rotos y los descosidos del planeta. Autor de una novela, dos libros de viaje y realizador de varios documentales sobre temas informativos de actualidad. Allere flammam VERITAS.
Sin comentarios

Deja una réplica

Te podría interesar también