El italiano que promete 1.600 trabajos en España dejó Polonia acusado de estafa

El Gobierno aragonés ha ocultado los delitos que se le imputaron a Pini en la factoría de Kutno que ha trasladado a Binéfar. BARCELONA 25/01/2019 07:31 Actualizado: 25/01/2019 07:31 FERRÁN BARBER@ferranbarber...

El Gobierno aragonés ha ocultado los delitos que se le imputaron a Pini en la factoría de Kutno que ha trasladado a Binéfar.

BARCELONA 25/01/2019 07:31 Actualizado: 25/01/2019 07:31

FERRÁN BARBER@ferranbarber

Ver artículo original en Diario Público

Han sido recibidos por la Administración aragonesa y la Corporación local de la población de Binéfar (Huesca) con una gran alfombra roja gracias a los más de mil seiscientos empleos que han prometido crear en un macromatadero —el mayor de España y uno de los más grandes de Europa— a punto de comenzar a funcionar y en otras dos pequeñas factorías de procesado de carne: un secadero y una planta de sacrificio de madres cuya apertura está prevista en Albelda y San Esteban. Sólo hay un pequeño inconveniente, las autoridades judiciales polacas llevan investigando desde febrero de 2016 al grupo italiano que apadrina esa iniciativa empresarial por diversas actividades delictivas relacionadas con la planta de sacrificio de pórcino que gestionaban en Kutno (Polonia) y que ahora han trasladado a la capital de una comarca de la zona oriental del Altoaragón cercana a Lleida y conocida como La Litera.

El 5 de diciembre de ese año, el promotor del macromatadero de Binéfar —Piero Pini— salió esposado de su factoría polaca, en el transcurso de una espectacular operación policial en la que intervinieron doscientos agentes de polícia de la Oficina Central de Investigaciones, acompañados por oficiales de la Guardia de Fronteras, inspectores de la Oficina de Control Fiscal y la Inspección Nacional de Trabajo. Pini fue liberado de su arresto, tras sufrir una “indisposición” durante el interrogatorio y previo pago de una fianza de diez millones de zlotys (alrededor de 2.231.000 euros). Los polacos hablaron eufemísticamente de un desmayo. Según la Prensa italiana, sufrió un ataque al corazón en presencia de los agentes que le interrogaban.

Enormes cantidades de facturas falsas

Tras el operativo, la oficina del fiscal regional de Lodz que dirigía las operaciones emitió junto a la policía un comunicado en el que afirmaba que el matadero de Kutno que Pini ha trasladado a Binéfar era el centro neurálgico de una red de empresas dedicadas a actividades delictivas. Según las autoridades que realizan la investigación, los capos “de este grupo criminal” habían creado treinta compañías ficticias en Polonia “con el fin de generar enormes cantidades de facturas falsas relacionadas con el presunto empleo, capacitación, comidas y alojamiento de los trabajadores”. Estas facturas fueron utilizadas, según el fiscal, para inflar los costos de las operaciones del matadero, “lo que se tradujo en un fraude al fisco polaco de no menos de 35 millones de zlotys (8.159.000 euros) desde que la empresa inició su actividad en 2011 (legalmente, se registró en Polonia en abril de 2010 pero no empezó a operar hasta algo después)”. En total, la Justicia polaca cree que desde la red de empresas creadas ad hoc por Pini se emitieron facturas injustificadas por un valor de alrededor de cien millones de zlotys (23.310.000 euros). En julio del pasado año, y tras proseguir con las investigaciones, se estimaba en 56 el número de personas presuntamente implicadas en relación a este fraude.

La fiscalía de Lodz sostenía igualmente que el grupo criminal que estaba detrás de este colosal fraude del IVA se hallaba dirigido por Piero Pini, el mencionado dueño de la planta de Kutno. La comisionada Agnieszka Hamelusz reveló en relación con el caso que la policía había detenido a 8 personas en Kutno, Gostynin, Płock y Varsovia, incluidos seis miembros de “la banda de delincuentes” liderada por Don Piero Pini. Quedaba por determinar si esta organización mantenía vínculos con algún grupo organizado internacional de delincuentes. De todos los imputados, el Tribunal de Distrito de Łódź decidió arrestar temporalmente a 5 personas, las más involucradas en actividades fraudulentas, y entre ellas estaban, además del citado Pini, la jefa de contabilidad del italiano Dorota D. y Elżbieta P., quien fue presidenta de cinco de las empresas relacionadas con la estafa.

La Oficina Central de Investigación de la Policía también informó que durante la inspección en Pini Polonia, la Guardia de Fronteras detuvo a cinco ciudadanos ucranianos que se encontraban ilegalmente en Polonia e identificaron a 142 ciudadanos de Ucrania y 244 polacos que supuestamente no tenían contratos de trabajo. Desde el comienzo de las actividades de Pini en Polonia, se habían reiterado las quejas y denuncias acerca de las lamentables condiciones de trabajo en el matadero, las jornadas maratonianas e incluso el uso de coacciones y de violencia.

¿Conocía el Gobierno aragonés los antecedentes judiciales que se le imputaron en Polonia cuando presentó el proyecto de macromatadero a la Corporación local de Binéfar? Según el director general de Fomento Agroalimentario, Enrique Novales, el Ejecutivo aragonés tenía constancia de que Piero Pini y sus colaboradores “han llegado precedidos de actuaciones muy polémicas”. Claro que, en palabras de Novales, la Administración se limitó a cerciorarse de que cumple con todos los requisitos exigidos para crear una empresa de acuerdo a la legalidad, tal y como en efecto ha sucedido. Asimismo, el director de Fomento ha indicado que durante las reuniones que mantuvieron con Pini, este se comprometió a hacer las cosas bien y negó los delitos que se le atribuyen en Polonia. “Para nosotros, es una garantía adicional el hecho de que tanto las contrataciones como los planes de formación se realicen a través del Instituto Aragonés de Empleo”, precisa Novales.

El Ejecutivo aragonés estaba al corriente

Así pues, de lo dicho por el político aragonés se infiere que el Gobierno de Aragón sí conocía los hechos, pero no juzgó oportuno o necesario informar de ello ni a la ciudadanía ni a los concejales del Ayuntamiento binefarense. Y eso, a pesar de que la falta de información acerca del proyecto y el oscurantismo que ha caracterizado el proceder de Pini han creado inquietud entre la población de la localidad y han dado origen a decenas de rumores, a menudo de carácter xenófobo, acerca del perfil de los trabajadores que cubrirán esa enorme demanda de empleo o el modo en que se les alojará. Ni Binéfar ni en otras ciudades cercanas como Lleida, Monzón y Tamarite existen viviendas en alquiler (tal y como se muestra en el reportaje de vídeo que reproducimos en esta información).El Ayuntamiento ha abierto un expediente contra el número dos de la Urbana de Binéfar por ejercer también de manera simultanea como responsable de seguridad de Pini.

“Yo, al menos, no estaba al corriente de ello”, asegura el edil binefarense Carlos Arroyos. “Lo que ignoro es si el alcalde u otros concejales lo sabían”. Se da la circunstancia de que el macromatadero no se ha abierto todavía —está previsto que entre en funcionamiento a finales del invierno o principios de la primavera— y la Corporación local ya se ha visto obligada a incoar un expediente al Grupo Pini y a la empresa que se ocupa de la construcción de la factoría, por el incumplimiento de la normativa urbanística, y por la ejecución de algunos trabajos sin licencia.

Hace ahora dos semanas, el Ayuntamiento abrió también un expediente contra el número dos de la policía, Antonio Díez, el agente más veterano de la Urbana de Binéfar, tras tener conocimiento gracias a este diario de que este había sido contratado y ejercía también de manera simultanea como responsable de seguridad del Grupo Pini. Díez negó inicialmente los hechos, pero terminó admitiéndolos. Ni siquiera el jefe de la policía de Binéfar se hallaba al corriente de ello. Se ignora qué sanción se le impondrá, pero no se descarta su suspensión de empleo.

¿Es culpable Piero Pini de los cargos que le imputaron los polacos? Las primeras averiguaciones y detenciones se completaron el pasado año con nuevos arrestos y pesquisas, que proporcionaron a su vez nuevas evidencias de que la magnitud del fraude fiscal era superior a esas primeras cifras proporcionadas e implicaba a más gente.

Sin embargo, la posición oficial de la empresa y del propio Piero Pini desde diciembre de 2016 es que todos los delitos e irregularidades de los que se les acusan son absolutamente falsos, y eso incluye las acusaciones de incorporar a su plantilla a ucranianos y polacos sin contrato o sin documentos legales de residencia. “Nunca he infringido la ley, y en mis 40 años de actividad, siempre me he guiado por principios de honestidad, de modo que defenderé hasta el final mi inocencia”, dijo Pini durante la rueda de prensa que organizó en Polonia tras su liberación. En el transcurso de ese acto, el italiano mostró contratos que, en contra de lo que sostenía la policía, acreditaban, según él, que sus trabajadores sí poseían papeles.

Necesitan cooperativas externas

De acuerdo a la versión proporcionada por este empresario italiano (la misma, a grandes rasgos, que, según Novales, defendió verbalmente ante la Administración aragonesa), Pini Polonia era no sólo el mayor matadero de Europa, sino el más grande toda Europa Central y Oriental. En él se sacrificaban diariamente 16.000 cerdos. “Debido a esa gran escala de operaciones y a la necesidad de implementar una gran cantidad de pedidos —dijo Pini—, la compañía no podía sacar adelante su trabajo con sus propios empleados y recurrió a subcontratas”. En concreto, el empresario italiano mencionó la existencia de dos empresas externas, a las que se confiaban los servicios del corte de carne y el embalaje. Según Pini Polonia, todo su trabajo y todo el proceso de producción se verificaban diariamente y una vez a la semana, se elaboraban informes sobre la carne producida o la cantidad de horas trabajadas por los empleados. El italiano negó que hubiera defraudado al fisco y en todo caso, se desvinculaba de las actividades de estas empresas externas. Igualmente negó haber creado otras para la emisión de facturas falsas.La Justicia polaca no cree en supuesta inocencia ni en los argumentos con los que ha justificado su supuesto fraude millonario

Pini dijo asimismo que las empresas “tapadera” a las que se refiere la Justicia polaca no son ficticias ni fueron creadas para llevar a cabo un fraude fiscal. “Son compañías reales y conocidas por su trabajo honesto”. En contra de lo que sostiene el empresario, tanto la fiscalía de Lodz como la Policía polaca han confirmado hoy al diario Público que la investigación sigue su curso, y que en estos momentos, se mantienen los cargos contra él y otras sesenta personas. La Justicia polaca no cree en supuesta inocencia ni en los argumentos con los que ha justificado su supuesto fraude millonario.

Se da la circunstancia de que el número diario de cerdos sacrificados en la planta de Polonia que los italianos abandonaron de espantada era grosso modo la mitad de los que proyectan matar en Binéfar cuando entren en funcionamiento los dos turnos de la factoría aragonesa. De acuerdo a su razonamiento anterior, también en nuestro país tendrían que servirse para cumplir con sus objetivos de empresas externas o cooperativas, que son la principal fuente de irregularidades en el sector y de condiciones salariales deplorables. Sin embargo, Novales indicó también a Público que Pini se comprometió verbalmente con el Ejecutivo aragonés a realizar las contrataciones de manera directa. La supuesta honestidad que según el italiano ha caracterizado a su trabajo contrasta con las numerosas quejas de su anterior plantilla acerca de las terribles condiciones laborales en el matadero de Pini.

Lamentables condiciones laborales

La prensa polaca ha dedicado amplios reportajes a las penosas condiciones de trabajo en Kutno, pero estas denuncias públicas no se han traducido hasta la fecha ni en denuncias judiciales ni en sentencias, dado que los trabajadores se resisten a presentar cargos oficiales por mobbing u otras cuestiones.

A lo largo de 2018, la Justicia polaca llevó a cabo nuevas detenciones en relación al caso del fraude fiscal que se tradujeron, entre otras cosas, en el ingreso en prisión de Jacek O. En noviembre pasado, la Oficina europea de Competencia dio el visto bueno a la adquisición de la planta de Pini en Polonia por parte de la Smithfield Foods Inc., una empresa con sede en los Estados Unidos subsidiaria de la china WH Group Limited. La operación de venta sancionó la definitiva huida de una empresa recibida en su día con los mismos parabienes que ahora dispensa la Administración aragonesa a los recién llegados.

Cuando, en abril de 2015. Pini abrió una tercera planta en Kutno, incluso el ministro de Agricultura, Marek Sawicki, acudió al acto inaugural junto al gobernador de la provincia de Lodz, Jolanta Chełmińska, y el presidente de la Corporación municipal, Zbigniew Burzynski. Aquello era un ejemplo, según los políticos polacos, de inversiones dinámicas y de la estrecha colaboración entre Polonia e Italia. Pini era conocido en el país por otras actividades mucho antes de la creación del matadero de Kutno. Llegó incluso a protagonizar un anuncio de pasta, que hizo su rostro reconocible. El italiano era carismático y gozaba, de hecho, de buena prensa entre la población. A la postre, fue personalmente invitado por el alcalde de Kutno a invertir en la ciudad. Eso podría explicar, a juicio de la Prensa polaca, la vehemencia con la que este le ha ayudado a defender su inocencia. En otras palabras, el naufragio de Pini lleva implícito, en cierto modo, el fracaso del primer edil.

Los compatriotas de Pini también habían luchado en su día para llevarse el gato al agua de su inversión hasta Manerbio. Claro que al igual que sucede en Binéfar, la opinión pública italiana se hallaba dividida, y el empresario apostó por incrementar las inversiones en Polonia. Ahora le toca el turno a España.

Un mal sueño italiano

“Nadie quiere ya escuchar hablar de Pini aquí, como si su presencia hubiera sido un mal sueño”, nos dice una periodista polaca. “Y en los foros de opinión de antiguos empleados se acumulan las quejas por los malos tratos a empleados; denuncias que se remontan a los inicios de la fábrica, cuando se llegó a acusar a los propios directivos de tratar a la plantilla como a basura, e incluso de ejercer una violencia verbal inadmisible. Es un secreto a voces en Kutno que Don Piero se ha escapado a España”. Kutno es una ciudad de tamaño medio, y unos cincuenta mil habitantes, conocida en el país por la laboriosidad y honestidad de sus gentes.

El desembarco en la localidad de Pini fue vendido en su día como el gran éxito emblemático del alcalde Burzyński, una prueba de su genio económico y su gran profesionalidad para gobernar la Corporación y atraer empleos. Actualmente, en Aragón, el alcalde socialista de Binéfar, Alfonso Adán, resta importancia a los recelos que la mala reputación de Pini suscita entre parte de sus ciudadanos y asegura estar plenamente convencido de que su población y los municipios aledaños poseen la fuerza laboral precisa para cubrir los 1.600 empleos, y satisfacer las necesidades de vivienda, incluso a pesar de que, a día de hoy, no hay vivienda en alquiler, y entre la población se rumorea que la fábrica proyecta alojar a la plantilla en barracones o pisos patera. Han fracasado todos los intentos realizados por este diario para contactar con Pini para conocer su versión de los hechos mencionados, así como su opinión sobre ciertas reacciones de tipo xenofóbico en relación al perfil de los trabajadores extranjeros que supuestamente cubrirán la plantilla de la fábrica. Las clases de formación ya han comenzado.

COPYRIGHT por FERRAN BARBER

Categorias
InvestigaciónMagazine

Allere flammam veritatis.
Sin comentarios

Deja una réplica

En ‘Desaparecidos’ de TVE
Las drogas del ISIS
‘Si ves esto he muerto’
Postales de Chernobyl
En el cinturón de la Zona Muerta
Los días de Raqqa

Te podría interesar también